20.1.17

Maestras de la fotografía: Mary Ellen Mark


He de confesarlo: hasta hace unos días no conocía a Mary Ellen Mark. Y, tras conocer su trabajo, no entiendo cómo no la conocía, pues éste es alucinante, demoledor, emocionante, inmenso (no sólo en calidad: también en cantidad), además de que tiene alguna cosa con la que me identifico como es el uso del blanco y negro y el color (aunque he de reconocer que para ella el color es algo extraordinario, limitado a un reportaje en particular). Ahí acaban las comparaciones con esta maestra de la fotografía.

Americana de Pennsylvania, nacida en 1940, Mary Ellen llega a Nueva York a finales de los 60, en medio de una vorágine social y política que marca su trabajo desde el principio y que será la base de su forma de hacer las cosas en el futuro: la implicación.



"Hay dos opciones cuando tiras una fotografía: o eres un observador o participas en ella" y ella, una luchadora como pocas, se metió hasta la médula haciendo de la prostitución, al drogadicción, la soledad, las enfermedades mentales y cualquier otra temática social parte de su obra. También participó como fotógrafa en muchas de las películas de aquellas época, entre las que destacaremos 'Apocalipsis Now' y 'Alguien voló sobre el nido del cuco', lo que le permitió tener relaciones constantes con el mundo del cine en paralelo a su trabajo más comprometido. 



"Tuve suerte de vivir en una época en las que las revistas necesitaban este tipo de fotos", y las tiraba  metiéndose hasta el fondo en lo que fotografiaba. Su primer bombazo proviene precisamente del reportaje que realizó sobre la película de Milos Forman, donde tuvo que estar en el Hospital Mental de Oregón y donde conoció las mujeres que estaban en la zona llamada Ward 81. May Ellen consiguió un permiso y, en el año 1976, vivió durante 36 días dentro de este apartado para mujeres enfermas mentales graves, fotografiándolas en lo que vino a ser uno de sus primeros libros. El acercamiento descarnado, pero también sincero y comprometido, hizo de ese trabajo uno de sus primeros éxitos.




"Mis fotografías son emocionales [...] Deben hacer sentir a la gente". Sin dejar la temática social, sus siguientes trabajos la llevan a la India, donde fotografiará los prostíbulos de Falkland Road en Bombay. Pero es en 1983 en las calles de Seattle, considerada la mejor ciudad para vivir de los Estados Unidos, donde vuelve a liarla fotografiando un grupo de jóvenes (casi niñas) prostitutas y sus amigos y en donde vuelve a implicarse con ellos hasta límites que hoy en día nos parecerían absurdos. A raíz de este trabajo publicó el libro Streetwise e incluso se hizo una película que dirigió su marido.  La implicación con estos chicos es tan potente, que incluso ha estado fotografiando la vida entera de una de esas pequeñas prostitutas llamada Tiny.




Mary Ellen Mark por entonces ya es una celebridad y a partir de ahí hace todo tipo de trabajos, unos más comerciales, otros más en el campo del retrato, aunque siempre sigue poniéndonos ante el espejo de los perdidos, de los desesperados, de los sin casa, de los enfermos. Pero también de la sociedad en la que vive. Publica en revistas como Life, Rolling Stone o Vanity Fair, pero sobre todo publica fotolibros.



Uno de los aspectos que más me ha interesado, aparte de su fotografía emocional y directa, es el tema técnico. Típicamente ha tirado con todo tipo de cámaras, normalmente en blanco y negro (es lo que pedía el fotoperiodismo en aquellos tiempos) pero en un momento determinado conoce la Polaroid 20x24. Ésta es una cámara que hace fotografías instantáneas de (aproximadamente) 60x50cm. Sólo la cámara pesa 100 kg, y cada foto del orden de 100$, pero Mary Ellen ha formado parte de una pequeña lista de fotógrafos que la ha utilizado de forma intensiva. Basta mirar en su web para hacerse idea del potencial que tiene esta técnica en la que de cada foto sólo existe una copia y que tiene que estar perfecta pues si sale mal, hay que tirarla entera. Es muy interesante su serie sobre gemelos (Twins) realizada completamente con esta cámara (las imagen de color de abajo no es suya, es simplemente para que veas qué pinta tiene la cámara y una foto polaroid de autorevelado de esas dimensiones).





"Cuando doy clases, les digo a los estudiantes que usan cámaras digitales que no miren la pantalla al tirar una foto. Si miras, puedes pensar que ya tienes la foto, pero nunca sabes si la tienes, y siempre tienes que forzar más para conseguir tenerla. Si no miras la foto te obligas a seguir buscando la mejor imagen". Voy a pillarle este consejo a Mary Ellen Mark, porque es cierto que la tecnología nos ayuda en lo técnico, pero nos despista en lo básico. Y mirando sus fotos no cabe duda de que Mary Ellen sabía lo básico de una buena fotografía: emocionar e interrogar al espectador.


En la wikipedia pone que Mary Ellen murió en 2015. Pero nos queda su legado. En su página web, de donde he sacado casi todas sus fotos, tenéis para perderos un rato. Las frases que he entrecomillado son una interpretación/traducción libre de declaraciones suyas pilladas de este video.

2 comentarios: