26.9.16

El crucero


Este año decidimos (qué cosas) hacer algo en vacaciones que no hubiéramos hecho nunca y por eso nos metimos en un crucero. Ya, ya, un crucero es lo opuesto a unas vacaciones a tu aire, pero quisimos explorar esa opción que era recomendada por amigos y conocidos como una experiencia inolvidable. Desde un punto de vista fotográfico era, a priori, la mejor forma de visitar 6 sitios en 7 días sin deshacer la maleta más que una vez.


El resumen es: no es aconsejable para todo el mundo, no es la mejor opción para los fotógrafos por mucho que veas muchos sitios diferentes y huye de ellos si aborreces el aborregamiento. Pero aunque no se lo aconsejaría a nadie (al menos no fervientemente) he de reconocer que, pasados los días, el recuerdo es mejor de lo esperado y la cosa tiene su puntito ya que el barco es suficientemente grande para llevar tu rollo, sea el que sea.


Ahora bien, la sensación de ser un borrego en un carguero es difícil de eliminar, y la sensación de ser un superturista (en el peor sentido de la palabra) también es difícil sacudírsela, así que desde un punto de vista fotográfico es complicado, en el poco tiempo que tienes y con la sensación de ser uno más entre miles, obtener fotografías que merezcan la pena. Yo lo he intentado, y el resultado lo puedes ver en la galería El crucero que cuelga de mi página web. Hay fotos de (están en orden) Rodas, Atenas, Santorini, Cefalonia, Dubrovnik y Venecia. Algunas de éstas últimas están repetidas en la página que dediqué a la bella ciudad italiana.

18.9.16

Estado de buena esperanza

Después de mi anterior entrada, reflexioné largamente y me di cuenta de que este vuestro blog había caído en la apatía, cuando no en el aburrimiento. Las largas risas que me eché buscando a los trolls del Photoshop hicieron mella en mi, y hete aquí que decidí volver a ver una de mis páginas favoritas para seguir riéndome de las fotos de los demás: Awkward Family Photos.

Sí amigos, ya escribí una entrada sobre esta página hace ya unos años, pero he de confesar que cada vez que retorno no me defrauda y una única entrada no es suficiente para poner en su justa medida todo aquello que es capaz de atesorar.

Ayer me encontré con una sección titulada: 69 fotos de embarazadas. Ya el número de fotos me pareció excesivo -en todos los sentidos- pero el contenido era (como alguien dijo) impagable. En la página Awkward Family Photos hay dos cosas que sorprenden: 1) que alguien pensara en su momento que esa imagen era una buena idea (dado el resultado) y 2) que alguien la suba a internet, si no es porque quieres vengarte de otro alguien. En cualquier caso, os dejo con el Hall of Fame de las fotos de embarazadas. Podéis verlas las 69 aquí si os quedáis con ganas.

Empezaremos con esta valiente, claramente no tenía miedo de electrocutar al niño. Aunque Navidad más bikini verde como que no pega...


He aquí otra madre sin miedo ninguno, llevando al límite su embarazo con dos sillas


Siguiendo con (futuras) madres sin miedo, ésta (ésta?) decidió plantarse un ramillete con toda la tierra. Pa nota, la iluminación y el fondo elegido, ligeramente desenfocado


¿Y qué me decís de esta joven que deja su tripa más limpia que una patena gracias a caballo lenguaraz sobre atardecer bucólico?


Ésta, parece que sí tiene vergüenza o miedo. El resultado final, impresionante


Para madres sin vergüenza, que pensaron en sus cabezas en buenas ideas para tener un bonito recuerdo de su embarazo, éstas que vienen a continuación








Ésta última cuidado que viene. Y para finalizar este cúmulo de despropósitos, introduzcamos a los padres, esos seres que hacen que la foto final ya no sólo se pueda achacar a un trastorno mental de la parienta, sino que participan del desastre en todo su esplendor.

¿Verdad amigo? ¿En qué estabas pensando?


Ésta al menos es sofisticada, con rayos x y todo


No quiero comentar la cara del pavo este...


¿La idea no fue de ella no?


"Como te me vuelvas a acercar te pego una tajada..."


Ésta me perturba. ¿Es la señal de la victoria, que todavía fuma o es que ese ombligo necesitaba un refuerzo pues no se apreciaba suficientemente su tamaño y protuberancia? 


Sí amigos, hacer fotos de embarazo es de lo más difícil del mundo. Hacer algo bonito, original y no caer en el ridículo en el momento en tu vida en el que más propenso estás a hacerlo es realmente complicado. Pero ya veis que hay gente para la que esto no es un problema, y fotógrafos que se ganan la vida con imágenes que perdurarán en las retinas de las familias por siempre jamás. Alabado sea. 

7.9.16

El bendito photoshop

Pensaba hacer una entrada relacionada con el 'escándalo' del fotógrafo Steve McCurry, cuya integridad como fotoperiodista quedó en entredicho al conocerse que retocó con Photoshop algunas de sus fotos más icónicas. Y pienso escribirlo algún día, de verdad, me parece un tema interesante el valorar si meterle un poco al photoshop es interesante/ético/adecuado... Pero hoy no. Al buscar fotos photoshopeadas me he encontrado un interesante número de páginas dedicadas al photoshop trolling, es decir, a molestar a personas que piden retoques por internet haciendo que esos retoques sean simplemente ridículos. Me he pegado una buena hartada de reír, pero he de decir dos cosas:
1. estos chicos son realmente buenos al photoshop
2. estos chicos son realmente divertidos

Os dejo algunos ejemplos, pero podéis ver más aquí, aquí o aquí. No son difíciles de encontrar. Los más conocidos son los del chico del sol y quizás el del pobre que pide que le cierren la boca...





Esta chica pide parecer más sexi

Pobre...


Bonita petición de familia...



Pero mi favorito es Anton, tratando de que alguien le quite su mostacho. Recomiendo leerlo entero en el enlace.



En fin, que la cosa del photoshop también tiene sus risas. Seguiremos con el tema.




27.7.16

Hambre

Conocí al fotógrafo James Mollison a través de su trabajo 'Where children sleep'. Me impactó su aproximación tan obvia y directa a un tema (diferencia entre pobres y ricos) en unos impresionantes dípticos -que dan vida a un libro- y en el que los retratos de unos niños se contraponen al lugar donde duermen y a su vez cada díptico se contrapone al lugar donde duermen otros niños. La obviedad en un mundo tan complejo.

Pero vengo a hablaros de otro trabajo del fotógrafo keniata. Se llama Hunger y remata otra vez una aproximación derechísima al problema del hambre: hace retratos de personas que reciben ayudas del Programa Mundial de Alimentos (World Food Program), es decir, retrata personas que reciben caridad en el mundo. Caridad no emanada de personas pudientes u ONGs guays, sino que proviene de la mismísima ONU, del mismo corazón del 'gobierno' mundial.

Dice Mollison: "Benetton me encargó fotografiar alguno de los 17 millones de personas que reciben alimentos del WFP. [...] Decidí llevar mi estudio móvil para eliminar los fondos exóticos y presentarlos como personas"

Lo que me ha llamado poderosamente la atención es que, frente a otras aproximaciones donde la pobreza refleja una decencia y un orgullo que enfrenta la condición humana a la adversidad, los relatos de James Mollison me transmiten todo lo contrario: las imágenes de unas personas hundidas, que comen porque les dan la comida, perdiendo cualquier atisbo de lo que podríamos llamar humanidad. Tan triste es la mirada en sus ojos que, aunque no mueran de hambre, podemos sentir su deshumanización, la certeza de que para ellos no habrá un mundo mejor.

Y aún hay quién se pregunta que por qué se enfrentan a la muerte para llegar a nuestros países. Mirad las fotografías de Mollison, pensad por un momento que sois cualquiera de ellos y admitid que, antes de seguir así, os montaríais en una barca a por un futuro diferente. 











15.7.16

Fotógrafos interesantes: Simen Johan

Simen Johan es un fotógrafo y escultor noruego que desarrolla al máximo esa máxima que yo trato de seguir también y es que lo importante en una fotografía es el resultado final, da igual cómo hayas llegado a él.

Sus fotos, dentro de la serie  “Until the Kingdom Comes”, son arrolladoras y tienen un aura de irrealidad dado que, en su mayoría, son realmente irreales: trabaja la técnica del photoshop para conseguir introducir muchos elementos diferentes, cambiando el fondo y, vaya, 'pintando' fotográficamente unas imágenes que te transportan a otros lugares del mundo que, lamentablemente, no existen.

Por ejemplo, en la foto de las jirafas, éstas fueron fotografiadas en diferentes zoos, y el fondo es una mezcla de Islandia y Turquía. Hay veces que conseguir estas imágenes le lleva meses e incluso años.

Cuando vi sus fotos por primera vez no sabía que eran montajes, y pensé que este hombre era el mejor fotógrafo del universo. Ahora que sé que no debo creerme todo lo que veo, sigo pensando que es un creador de imágenes fabuloso. Espero que os guste el resultado. Puedes ver algo más en su página web.









2.7.16

Jose Mari

Mi hijo pequeño acaba la primaria y por tanto tendré a mis dos chavales en la secundaria el próximo año. El profesor de este año de mi hijo pequeño se llama Jose Mari. Jose Mari también fue profesor de mi hijo el mayor, y es necesario, quiero escribir una entrada para agradecerle a él, en representación de todos los profesores que se preocuparon por mis hijos o por cualquier otro chaval (o chavala), su dedicación y, sobre todo, su voluntad de, en colaboración con los padres, hacerlos mejores personas.
Esta entrada no va sobre escuela pública o concertada o privada, pero Jose Mari es un profesor tipo de lo que yo entiendo que tiene que ser la escuela pública. Un lugar donde todos son admitidos, incluso si son personas con una discapacidad física o cognitiva, donde conviven niños de diferentes estratos sociales y económicos y donde todos tienen parecidas oportunidades de mejorar y ser lo que quieran ser (las mismas oportunidades no se tendrán nunca, tampoco soy tan idealista). Jose Mari echa para adelante a los chicos (y chicas) y es capaz de poner ideas donde otras veces solo se pone estómago.  
Jose Mari te dice a la cara lo que no quieres oír, pero te propone opciones para que la cosa mejore. Es optimista hasta la muerte y aunque no les subirá la nota si no lo merecen, lo chavales le adoran. No es un obseso de los deberes y en vacaciones les pide que jueguen.
Me siento afortunado de que mis hijos hayan tenido profesores excelentes en infantil (ay Mari Paz y Asun...) y primaria (secundaria es otra guerra) y que hayan podido crecer personal y emocionalmente en un colegio donde a nadie se excluye. Vivimos en una sociedad que cada vez está más polarizada, en azules y morados, en rojos y naranjas, en policías y cacos, en periodistas y políticos, en twitter y por correo, en el tráfico y en el deporte, en brexits o remainers. Necesitamos llenar las aulas de Jose Maris, debemos enseñar a nuestros hijos a convivir y respetar la opinión o forma de ser del otro. Hay que enseñar el valor del esfuerzo, pero no del esfuerzo por el esfuerzo, como cada vez oigo más por ahí, sino del esfuerzo por lo que merece la pena, el esfuerzo con cabeza, el esfuerzo con corazón.
Acabado este curso siento la necesidad de agradecer a Jose Mari y a todos los Jose Maris que hay en este mundo  su dedicación, pero sobre todo quiero apoyarles para que sigan sacando a los chavales (y chavalas) adelante y que con su ejemplo les muestren que las cosas se pueden hacer simplemente bien y que una Sociedad sana necesita unas buenas dosis de tolerancia y educación. 

21.6.16

Fotógrafos interesantes: Nicolas Bouvier

No conozco mucho de este artista, salvo que trabaja como diseñador gráfico para el mundo de los videojuegos (con el nombre de Sparth) y que tiene un ojo para la fotografía bestial. Me he hecho super-fan. Supongo que las ediciones de las fotos no estarán tampoco dejadas al azar... pero visto lo visto le podemos dedicar esta entrada, no os parece?